PEGAR PEGATINAS DE VINILO SIN POMPAS DE AIRE

En primer lugar la superficie tiene que estar limpia y libre de ceras, grasas, polvo, etc., para ello lo mejor es limpiarla con alcohol de quemar. Hay que evitar los productos de limpieza basados en amoniaco ya que pueden favorecer la formación de burbujas al liberar gases durante su secado.

También es muy importante que el vinilo no tenga arrugas, dobleces o deformaciones ya que se transmitirán a la superficie a forrar una vez hayamos quitado el papel protector. Un truco para alisar el vinilo consiste en plancharlo por la parte del papel colocando un trapo entre el papel y la plancha, a temperatura mínima y sin vapor.

La aplicación del vinilo puede ser en seco o en húmedo. La aplicación en seco es más apropiada para pequeñas superficies mientras que la aplicación en húmedo se recomienda para grandes superficies y materiales como el vidrio, melamina o fórmica. Personalmente me gusta más la aplicación en húmedo ya que permite pegar y despegar el vinilo sin que éste se deforme.

Para aplicar el vinilo en húmedo debemos colocar agua en un rociador con una gota de detergente para hacer la solución más viscosa. Seguidamente rociaremos ligeramente tanto la parte adhesiva como la superficie en la que vamos a colocar el vinilo. Una vez hecho ésto, iremos colocando el vinilo y estirándolo con la espátula desde el centro hacia los lados, de esta forma eliminaremos el agua sobrante. Si queremos rectificar la colocación del vinilo porque nos ha quedado torcido o con demasiadas burbujas, sólo tenemos que despegarlo y volverlo a colocar, al estar húmedo no habrá que estirar demasiado y el vinilo no se deformará.

Seguramente nos quedarán algunas pequeñas burbujas después de colocar el vinilo en húmedo, hay que esperar a que pasen una horas ya que la mayoría se reabsorben una vez se ha secado el interior del vinilo.

Si después de unas horas todavía queda alguna burbuja, lo que tenemos que hacer es aplicar un poco de aire caliente con un secador (mejor al mínimo de temperatura), al mismo tiempo que alisamos la burbuja con la espátula (Sirve una tarjeta de crédito o similar). Si a pesar del aire caliente todavía queda alguna burbuja, lo que tenemos que haces es pincharla con una aguja o alfiler y volver a repetir la operación de aire caliente y alisado con la espátula.

Aplicar aire caliente sobre el vinilo también resulta muy útil para colocar el vinilo tanto en partes sobresalientes como en  huecos. Si por ejemplo vamos a instalarlo en una puerta y esta tiene una pequeña moldura, deberemos pinchar con un alfiler y adaptar el vinilo con el secador de aire caliente y la espátula, tal y como se ve en la siguiente imagen:

 

Si lo que queremos es colocar el vinilo sobre un hueco, primero lo calentaremos con el aire caliente y seguidamente nos ayudaremos de la espátula o el dedo para adaptar el vinilo al hueco. En la siguiente imagen podemos ver el proceso:

 

Espero que con estos consejos os resulte más sencilla la instalación de vinilo autoadhesivo en muebles y puertas.