CÓMO PULIR EL CASCO DE TU DRAGON BOAT

Para tener tu barco como nuevo, con ese brillo tan característico a barco recién estrenado, debemos trabajar unas horas al comienzo de la temporada.

Pulidora y un buen producto debastador lograrán el resultado deseado en unas horas de trabajo.

Se trata de pulir y sacar brillo al casco, eliminando la capa de polvo y suciedad, así como puliendo una micras de espesor el gelcoat quemado por los rayos ultravioletas.

Para ello debemos utilizar una pulidora orbital y un buen pulimento con ceras. 

Las herramientas

Debemos utilizar una lijadora orbital con ajuste electrónico de revoluciones pues al pulir hay que trabajar con bajas revoluciones para que la pasta debastadora trabaje sobre el gelcoat eliminando una capa de unas micras que contiene las partículas quemadas y estropeadas por la intemperie. Luego pasaremos a máximas revoluciones para eliminar el polvo seco de debastado y conseguir sacar el brillo tan característico a barco “nuevo”.

En las grandes superficies dedicadas a herramientas y bricolaje es posible encontrar máquinas con las que trabajar el casco por unos 100€.

Se trata de localizar una orbital con un plato de 20 centímetros de diámetro y los accesorios de pulido necesarios, como son la esponja de debastado y una segunda esponja más suave para el abrillantado.

Las antiguas “boinas” de lana pueden ser también utilizadas pero ya han pasado un poco a la historia pues los actuales discos de pulido con velcro de esponja son más cómodos y fáciles de utilizar.

Debemos hacernos a la máquina, pues si trabajamos sin la correcta cantidad de pasta pulidora o a demasiadas revoluciones podríamos “quemar” la superficie o dejar feas marcas en vez de lograr el abrillantando buscado.

Por ello es muy importante que la máquina ofrezca un ajuste electrónico de revoluciones ya que a pocas RMPs se devasta muy bien sin miedo a quemar la superficie. 

La velocidad de giro

Como hemos comentado hay que empezar a baja velocidad.

Si el giro fuera muy elevado la pasta saldría expulsada por la alta fuerza centrífuga sin poder trabajar la superficie.

Si la máquina tiene regulación de velocidad de 1 a 10, debemos debastar de 1 a 3, que en RMPs vienen a ser unas 2.500 a 3.000 RPMs.

Sujetaremos la orbital con fuerza y la apoyaremos de forma segura sobre la superficie a trabajar.

¿Cuanto tiempo debemos pasar la máquina puliendo? La idea es que para una superficie de unos 50 x 50 centímetros, trabajaremos del orden de 2 a 5 minutos, dependiendo de cómo esté la superficie a tratar, las revoluciones de la máquina y del estado de la esponja de pulido.

El compuesto utilizado para pulir tiene máxima importancia.

Existen productos de muy alta calidad fabricados por empresas como 3M con características de corte rápido. ¿Y qué significa "corte rápido"? Esto quiere decir que la pasta hace un primer efecto de debastado microscópico y a medida que hace este trabajo, con el roce de la esponja va secando y dejando la superficie lista para el abrillantado.

En donde veamos una rozadura debemos esmerarnos un poco más con la máquina, para que en esa zona el debastador trabaje un poco más y elimine unas pocas micras extras de gelcoat, eliminando de esta manera todo el rallajo.

Debemos centrarnos por zonas de 1 a 5 metros cuadrados y cuando hayamos trabajado a bajas revoluciones, cambiaremos la esponja por una más suave que haremos rotar a máximas RPMs para sacar el brillo.

Cuando pasamos a la fase de pulido y abrillantado, es muy importante trabajar con mucha suavidad y haciendo muy poca fuerza sobre la superficie.

Así la esponja fina elimina la pasta seca y a la vez saca un brillo intenso y profundo.

A máximas revoluciones la orbital estará girando entre 4.000 y 5.000 RPMs.

Cada fabricante de pasta aconseja unas revoluciones de trabajo, de modo que debe verificar las características aconsejadas por cada fabricante.  

Ojo con las máquinas y la salud   

La maquina que utiliza el operario es una pulidora orbital. Es muy apropiada para sacar el brillo a máximas revoluciones. Pero para debastar, debemos ajustar el giro a baja velocidad.

Cuando trabajamos cerca del agua y en ambientes húmedos, tenga especial cuidado con los voltios pues son más peligrosos.

Por ello mantenga los cables de las máquinas en buen estado y si este se ha pelado o dañado, proceda a su correcto aislamiento o sustitución sin demora.

Es muy importante conectar la máquina a un enchufe con toma de tierra protegido por un diferencial que en caso de derivación nos evitará un calambrazo que puede llegar a ser muy peligroso.

Como tendremos que andar dando vueltas alrededor del barco en el varadero es más que conveniente utilizar un alargador de 20 metros y hacer un nudo en la conexión para evitar que la máquina se desenchufe al mínimo tirón.

Cuando la pulidora gira a máximas revoluciones debemos tener especial cuidado en no pillar el cable con el eje de la máquina, pues este lo agarraría con mucha velocidad y fuerza.

No es tontería y ocurre con cierta frecuencia, por ello debemos poner atención en el asunto hasta que tengamos costumbre en utilizar la pulidora.

El debastado y pulido no es tan terriblemente dañino como el lijado o pelado de un casco en donde es absolutamente imprescindible el uso de protecciones en los ojos y para la respiración.

Pero aún con todo no está demás utilizar un sencilla mascarilla.